2021 será un buen año: Para la reactivación del sector inmobiliario y de la construcción

2021-02-02

Antes de la pandemia, el sector de la construcción ya venía en un proceso importante de recuperación. Veníamos de unos años difíciles donde las ventas no habían disparado del todo, tanto las de interés social como las de vivienda no VIS. En términos generales, antes de marzo de 2020, ya se veía una reactivación interesante en el sector.

Cuando llega la pandemia, todo empieza a caer de manera importante. Eso es una preocupación para el país, porque el sector constructor e inmobiliario, representa casi el 12 % del Producto Interno Bruto - PIB - en general y las ventas caen a niveles negativos, de igual manera, es importante señalar que, este sector, es un generador de empleo y de consumo de materias primas como hierro y cemento, el cual no se estaba vendiendo por el confinamiento.

Al final, la construcción fue uno de los sectores más afectados por la emergencia sanitaria tal y como lo demuestran las cifras del PIB del primer trimestre cuando hubo una caída de 9,4%, según cifras del DANE, sobre todo en la actividad edificadora no residencial (oficinas, educación y hoteles) que son las que caen con mayor fuerza.

La recuperación de la industria de la construcción aún tendrá que esperar pues de acuerdo con estudios realizados por la banca, este sector volvería a su ritmo pleno, a un 100%, hasta el próximo año, en el que habrá importantes retos como son, la menor disposición de compra de vivienda y la caída en la capacidad adquisitiva de los hogares.

Pero como se trata de reinventarse, las Innovaciones preparadas son que, la vivienda de interés social va a tener una reactivación segura, antes de la pandemia, existía un stock importante en este tipo de vivienda, que lentamente gracias a los subsidios ha empezado a salir. Los constructores han visto una oportunidad en este negocio de vivienda no VIS cambiando un poco el producto tradicional que se ofrecía, era un ajuste que se debía hacer en la forma de lo que estaba ofreciendo versus lo que obtenía el consumidor final. Básicamente lo que se busca es que la oferta sea competitiva no solamente en el punto de vista de precios sino del producto que se ofrece.

No sé con exactitud cómo vayan a cambiar los hábitos en términos reales. Pero lo que sí puedo decir es que la vivienda siempre ha sido un objeto de inversión y puede llegarse a presentar un repunte como un objeto de inversión. Las personas que busquen seguridad financiera probablemente apunten a la vivienda. Si algo ha demostrado estas situaciones es que la finca raíz tiene una mayor estabilidad que otro tipo de inversiones. Frente a los nuevos hábitos del consumidor inmobiliario, el tiempo nos dirá de a poco. Pero hay un elemento y es que, en las capitales, las grandes áreas de vivienda podrían sufrir más que los productos con áreas pequeñas.

La pandemia va a traer necesaria y paulatinamente un replanteamiento de cómo quiere habitar la gente las ciudades y dónde quieren vivir. Eso es un elemento que venía desde antes, pero que ahora con la pandemia es más importante. Por ejemplo, ¿será que la vivienda por fuera en los extramuros de las ciudades va a tener un repunte? ¿Qué áreas de unidades deben manejarse al interior de las ciudades?, esto da cabida para un próximo artículo sobre vivir en solitario, en familia, grandes ciudades, o en lo rural.

El trabajo remoto replantea donde vivir, muy seguramente el consumidor va a preferir lugares que tengan espacios verdes o áreas comunes funcionales, fácil movilidad, pero sobre todo espacios para ocio, familia, deportes y trabajo, en un mismo lugar.

Hoy por hoy, ya estamos viendo un repunte muy importante en las ventas. Se ve el sector de la construcción con mucho optimismo. El final del año va a ser muy importante y el 2021 puede ser el año de la construcción. Sin duda, están todas las condiciones dadas: los subsidios para vivienda VIS y no VIS y los estímulos tributarios relativos a exenciones de renta para VIS y renovación urbana que son hoy mucho más claros y accequibles. 

Para esto, es muy importante vincular créditos al constructor, ligarlo con la administración de los recursos en una buena fiduciaria, y concluir con créditos individuales a los compradores de las unidades a buenas tasas de interés, por suerte el sector bancario tiene la capacidad para generar financiación, y podemos tener ese match positivo.